INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

Un PR para Brown

 

Brown contrata al relacionista público de la Reina para mejorar su imagen

Se trata de Simon Lewis, cuyos servicios han solicitado en el pasado desde el Palacio de Buckingham hasta empresas como Centrica (energía) o Vodafone y a quien ahora Brown quiere contratar como portavoz oficial, según informa el diario «Financial Times».

 

Lewis es un viejo conocido del ministro para la Empresa, Peter Mandelson, nuevo hombre fuerte del gabinete laborista tras la última remodelación del Gobierno. Las negociaciones con Lewis están supuestamente muy avanzadas y su nombramiento podría anunciarse esta semana.

Simon Lewis es hermano de William Lewis, director del diario conservador «The Daily Telegraph», cuyas revelaciones diarias sobre los gastos indebidos de los diputados británicos contribuyeron a desestabilizar al Gobierno laborista.

Lewis, que fue jefe de prensa del desaparecido Partido Socialdemócrata británico, adquirió fama cuando la Reina decidió contratar sus servicios a cambio de un sueldo anual de 230.000 libras (271.400 euros al cambio actual).

Brown propone medidas urgentes para «limpiar»

la imagen del Parlamento

El primer ministro británico, Gordon Brown, presentó hoy su plan de reforma parlamentaria, con el que quiere limpiar la imagen de una institución sacudida por los abusos económicos de los diputados y recuperar la iniciativa política tras el mal resultado del laborismo en las elecciones locales y europeas.

En una intervención ante la Cámara de los Comunes, Brown propuso debatir antes del inicio del receso veraniego parlamentario, en julio, medidas como la introducción de un código de conducta de los diputados y la creación de un organismo independiente que supervise el comportamiento de los miembros del Parlamento.

Brown propuso también debatir medidas más duras contra los parlamentarios que no cumplan con el código de conducta y la posibilidad de que los votantes de cada circunscripción puedan votar la posibilidad de expulsar a su representante elegido.

La intervención del primer ministro y líder laborista abordó cuestiones relacionadas con una reforma constitucional e institucional más amplia, pero dejó las cuestiones más difíciles y espinosas para después de las próximas elecciones generales, que tendrán que celebrarse a más tardar en junio de 2010.

La más controvertida es la de la reforma del sistema electoral, que en la actualidad es un sistema mayoritario simple a una sola vuelta en la que en cada distrito uninominal resulta elegido el candidato que logra la mayoría simple de los votos.

Reforma del sistema electoral

Brown aseguró que «no hay planes» para un referéndum sobre este eventual cambio del sistema de votación antes de las próximas elecciones y aseguró que «nunca» ha apoyado un sistema de representación proporcional en la elección del Parlamento.

Llevar adelante una reforma de este tipo requiere «un amplio consenso en el país», dijo el primer ministro, que también considera para un futuro a medio plazo rebajar a 16 años la edad para poder votar y una reforma de la Cámara de los Lores.

Los miembros de esta cámara, hasta ahora de carácter hereditario, aristocrático y conservador, podrían pasar a ser elegidos parcial o totalmente, según los planes que maneja el Gobierno.

Otros aspectos importantes de la propuesta de reforma son la aplicación de las leyes sobre libertad de información a instituciones que actualmente no están sujetas a ellas, y la publicación de la información oficial sensible en un plazo máximo de 20 años, en vez de los 30 años que establece ahora la ley.

No obstante, esta extensión no se aplicaría a los documentos relacionados con el Gobierno y con la familia real.

El Reino Unido «merece un sistema político que esté a la altura de las esperanzas y el carácter de nuestro pueblo», dijo Brown, que pidió a los partidos políticos que dejen de lado sus diferencias políticas en este tema y trabajen juntos «por la democracia».

Los conservadores rechazan la reforma electoral, porque el actual sistema les garantiza una clara victoria en las próximas elecciones generales si las urnas arrojan el mismo resultado que pronostican las encuestas, que les dan una ventaja de hasta 20 puntos.

El líder «tory», David Cameron, acusó a Brown de querer arreglar el sistema en beneficio del Partido Laborista y defendió un sistema que permitirá a los electores «deshacerse de Gobiernos débiles, divididos e incompetentes, que es lo que deberíamos estar haciendo ahora».

Fuente: ABC

Updated: 3 julio, 2015 — 2:46 am