INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

Reportaje a Gustavo Cusot: las 3i de las Relaciones Públicas: identificación, implicación, interacción.

Las 3i de las Relaciones Públicas: identificación, implicación, interacción.

Entrevista a Gustavo Cusot, Vicedecano de Comunicación de la Universidad San Francisco en Euador, realizado por Verónica Suárez,Subdirectora de REDIRP en Ecuador.

  Gustavo Cusot 1
Perfil de Gustavo Cusot. 
Vicedecano del Colegio de Comunicación y Artes Contemporáneas de la Universidad San Francisco de Quito. Coordinador de la Carrera de Comunicación Organizacional de la Universidad San Francisco de Quito. Doctor  en Comunicación en la UNIACC
Comunicador y asesor en el ámbito de la comunicación y la imagen corporativa de empresas e instituciones de Argentina, España, Estados Unidos y Ecuador.
Ha realizado ponencias y publicaciones en revistas indexadas sobre temas de Comunicación Organizacional y Relaciones Públicas, Comunicación Política en procesos electorales y de gobierno.

 

1.- ¿Cómo podrías definir a las Relaciones Públicas en esta nueva normalidad? ¿Crees que ha cambiado su forma más no su fondo?

Personalmente, defino a las Relaciones Públicas como la gestión integral de las interrelaciones de la organización con sus públicos a fin de lograr una identificación, implicación e interacción a través de acciones sistemáticas de comunicación. En primer lugar, la identificación involucra filiación, la implicación involucra participación y la interacción involucra la interrelación con los stakeholders. Las 3i (Identificación, implicación, interacción) son claves para implementar una estrategia de Relaciones Públicas, la cual se manejará de acuerdo a la relación de la organización con cada uno de sus públicos.

Debido a la pandemia, las Relaciones Públicas modificaron su forma y manera de ejecutarse. Si bien muchas organizaciones ya venían vinculándose de manera digital, otras organizaciones tuvieron que reinventarse y los procesos de transformación digital fueron una necesidad para las organizaciones. Aquellas organizaciones que actuaron rápido y se adpataron a una nueva modalidad de trabajar y de relacionarse son las que pudieron salir adelante ante la situación de crisis.

2.- ¿Cuáles crees que son las habilidades que debería tener un profesional de las Relaciones Públicas que se graduará luego de la pandemia?

Considero que las habilidades que un profesional de las Relaciones Públicas debería tener o desarrollar no han variado drásticamente antes y después de la pandemia. La escucha activa y la observación profunda de los procesos de la organización son esenciales. Tanto el Relacionista Público como el Comunicador deben observar y escuchar mucho, para entender la situación y buscar soluciones desde la comunicación que se adapten a la necesidad de la organización. Además, para entender que la comunicación es un eje fundamental que ayuda a que los procesos funcionen, indudablemente, el comunicador debe tener una visión integral que le permita ver a la comunicación de manera global y no departamentalizada. Otro aspecto clave es la visión de aplicar acciones transversales de comunicación, esta habilidad le permitió a diferentes organizaciones comprender que la comunicación es estratégica, creativa y humana. Por lo mismo, pudieron generar un impacto en sus públicos a través de campañas digitales, que se sensibilizaron a la realidad de los stakeholders. Efectivamente, para que esa sensibilidad tenga éxito también fueron importantes otras habilidades, además de las mencionadas, entre ellas destacan: la redacción de mensajes comunicacionales adecuados y nociones básicas de diseño para diseñar esos mensajes.

3.- ¿Crees que las RR.PP. han sufrido una metamorfosis?  Si es así, ¿en qué crees que ha cambiado?

Creo que las Relaciones Públicas han sufrido una metamorfosis protagonizada por la digitalización de procesos y la humanización no solo de la comunicación, sino también de los mensajes que llegan a los públicos y que ahora se enfocan en sensibilizarse con la realidad de estos públicos, esencialmente los internos.

 

4.- ¿Cuáles crees que deberían ser los nuevos paradigmas a los que las RR.PP. de la nueva normalidad se van a enfrentar?

Principalmente, existen dos paradigmas que deben enfrentar las Relaciones Púbicas. El primero y que sigue vigente, es que la comunicación está en manos de los públicos mismos que constantemente entregan información valiosa que demuestra que el poder de la comunicación está en sus manos y por ello, que tienen la última palabra.

Mientras tanto, el segundo paradigma es que los públicos son prosumidores, además de consumir, tienen sus propios criterios y generan sus propios contenidos. Es por ello que aquellas organizaciones que se conectan con sus públicos escuchan sus necesidades y buscan adaptarse a esas necesidades son las que mejor provecho sacan de esa relación. Un ejemplo claro son las campañas de sensibilización frente al teletrabajo, las de bienestar de los colaboradores y las de autocuidado o cuidado mutuo han llegado al corazón de los públicos.

 

5.- Muchas empresas por cuestiones presupuestarias están eliminando el papel del relacionista público dentro de las empresas. ¿Por qué crees que es perjudicial para las organizaciones prescindir de un relacionista y qué consejos los podrías dar para que, con poco presupuesto, pero con mucha creatividad mantengan esas plazas de trabajo?

Es el peor momento para reducir el presupuesto de comunicación en las organizaciones. Esencialmente, porque el proceso de transformación digital, por el que forzosamente están pasando las organizaciones, deben ser comunicado y adpatado a la necesidad de los públicos. Eliminar el papel del comunicador es un error. Más bien, la pandemia ha potenciado el rol del comunicacdor en los procesos de la organización. Las empresas que no mantienen una adecuada comunicación con sus públicos tienen y sufren riesgos.

Por otra parte, para mantener esas plazas de trabajo es importante entender que los procesos de comunicación se aceleraron y por lo mismo, es necesario simplificar las herramientas o tácticas de las organizaciones. Menos es más y lo ideal es tener pocas tácticas que realmente sean eficientes. Es decir, optimizar estas herramientas para que cada una tenga su objetivo, su visión estratégica y por tal, no roben el tiempo de los públicos y lleguen con mensajes claros que no saturen de información.

Menu