INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

Mucho más que un problema de imagen

Lay dice que quería hablar con el diario sobre Enron pero sus asesores de Relaciones Públicas se lo desaconsejaron.

HOUSTON (AP) _ El fundador de Enron Corp., Kenneth Lay, declaró el martes en su juicio que decidió "contra cada fibra de mi ser" abstenerse de responder al diario The Wall Street Journal, que fue el primero en plantear dudas sobre las transacciones de la compañía en septiembre del 2001.

Pero Lay dijo que los directivos de relaciones públicas creían que el Journal hacía preguntas tendenciosas, negativas y capciosas, y lo exhortaban a no dar entrevistas y prohibir a Fastow que lo hiciera

Lay narró cómo le dijo al director de relaciones públicas de la empresa Mark Palmer: "Aunque va en contra de cada fibra de mi ser, voy a aceptar tu recomendación". La empresa se limitó a emitir una declaración escrita.

El 26 de septiembre del 2001, Lay se reunió con altos directivos de Enron para analizar las preguntas formuladas por el diario financiero acerca de las sociedades especiales creadas por el gerente financiero Andrew Fastow con empresas que tenían negocios con ella.

"Mi política siempre había sido que es mejor hablar con la prensa que no hacerlo", dijo Lay ante el jurado que debe decidir si es culpable o inocente de fraude y asociación para delinquir. "Por lo menos, expresar mi punto de vista y que ellos lo analicen".

Pero Lay dijo que los directivos de relaciones públicas creían que el Journal hacía preguntas tendenciosas, negativas y capciosas, y lo exhortaban a no dar entrevistas y prohibir a Fastow que lo hiciera

Lay narró cómo le dijo al director de relaciones públicas de la empresa Mark Palmer: "Aunque va en contra de cada fibra de mi ser, voy a aceptar tu recomendación". La empresa se limitó a emitir una declaración escrita.

Semanas después, el Journal publicó una serie de notas en las que cuestionó el papel de Fastow en las sociedades, y las acciones de Enron empezaron a caer en un 10% por día o más.

El lunes, Lay dijo que fue una mezcla fatal de mala prensa, nerviosismo bursátil después del 11 de septiembre y la codicia de un gerente financiero lo que hundió a Enron, no una asociación criminal.

Lay negó haber cometido fraude, participado de una asociación ilícita o engañado conscientemente a los inversores acerca de la salud de la compañía.

Lay está acusado de fraude y asociación ilícita, y el ex presidente Jeffrey Skilling de los mismos delitos más abuso de información privilegiada y mentir a los auditores. La asociación ilícita consistió, según la instrucción de cargos, de presentar a Enron como una empresa sana cuando los dos sabían que una serie de ardides contables servían para ocultar malos negocios.

En otro juicio, Lay está acusado de obtener préstamos por 75 millones de dólares de tres bancos e incumplir el acuerdo con los prestamistas de que no usaría ese dinero para comprar acciones de Enron.

Esas acusaciones serán juzgadas sin jurado ante el juez federal Sim Lake mientras deliberan los jurados del caso Lay-Skilling. Lake también preside este juicio.