INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

Felix Baumgartner: Saltando por un Sueño

Felix Baumgartner: ¿Marketing, show mediático o hazaña?


Más rápido, más alto, más fuerte? El lema de los Juegos Olímpicos
sintetiza a la perfección esa inclaudicable búsqueda de la superación
por parte del ser humano. A partir de ello, el récord de Felix
Baumgartner lanzándose desde la estratósfera y aterrizando en paracaídas
puede explicarse ya no como el salto al vacío de un loco cazador de
récords, sino como una verdadera proeza para la cual se asociaron un
hombre de coraje amante del riesgo, con los avances tecnológicos que
sirvieron de marco para el proyecto. Lo hazañoso de este evento deja en
segundo plano al show mediático, al golpe de marketing con fuerte
esponsorización y a la aventura en el espacio digna de un film de
Stanley Kubrick.

Baumgartner dio el salto desde la mayor altura (38.900 metros), fue la
máxima altura lograda con un globo tripulado (39.068 metros) y alcanzó
la mayor velocidad en caída libre (hasta 1.342.8 kilómetros por hora,
algo así como una vez y un cuarto la velocidad del sonido, según cifras
preliminares sujetas a confirmación). Su salto en caída libre se produjo
desde una pequeña cápsula de fibra de vidrio y acrílico que había sido
elevada por un enorme globo de helio. El ascenso a la estratósfera
demandó más de 2 horas y media, y su descenso 4 minutos 19 segundos.

En
realidad el austríaco no voló solo. Ocho millones de personas en forma
simultánea  a través de youtube y millones de telespectadores en todo el
mundo le acompañaron en su aventura estratosférica, con impresionante
repercusión en las redes sociales. ?Somos libres de ir donde queramos y
de ser lo que somos. La única ley verdadera es aquella que conduce a la
libertad?, decía Juan Salvador Gaviota. Ojalá siempre existan los
soñadores y los audaces que se sientan libres de volar como el personaje
de Richard Bach y que luchen por superar los límites y hacer realidad
el lema olímpico creado por Henri Dideon y pronunciado por el barón
Pierre de Coubertin en las primeras Olimpiadas modernas de Atenas 1896:
?Citius, Altius, Fortius?. Y si para volar por un sueño se necesitan
sponsors, que nunca falten los Red Bull respaldando estas aventuras del
hombre.

Fuente: lr21.com