INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

e-reputation

Consultoras de RR.PP. que se dedican a «limpiar»

el pasado de usuarios en la Web

Como cada vez se hace más difícil manejar la «reputación electrónica», es decir, la información sobre una persona que se puede encontrar en la web, ya existen agencias de PR que se dedican a «limpiar» un perfil cibernético negativo.

Se trata de compañías dedicadas al manejo de las crisis de comunicación y a rehabilitar la identidad de una persona cuando aparecen demasiadas notas negativas. De hecho, ya existen compañías especializadas en la gestión de e-reputation, es decir, que se dedican sólo a construir la reputación electrónica de una persona o entidad.

En el caso de la empresa Hington & Klarsey, con sede en Londres, Inglaterra, los ejecutivos de la compañía se dedican a localizar a los autores de las notas negativas para pedirles que las supriman, o que borren los nombres de los afectados (o en su defecto dejen sólo sus iniciales).

Según explicó Xavier Desfeuillet, director ejecutivo de H&K, los argumentos esgrimidos siempre son «de orden moral», por lo que a veces son poco efectivos. «Explicamos a los editores que estas informaciones no tienen valor, que son obsoletas por ende. Perjudican a nuestro cliente y no le sirven a nadie», señaló.

Pero la técnica de Desfeuillet puede fallar, sobre todo en el caso de los bloggers, que no tienen que responder a editores ni a intereses que no sean los propios y que reproducen artículos para dar su parecer sobre ellos. Borrarlos sería borrar su opinión.

No hay nada más fácil que ingresar un nombre en Google y esperar a ver qué resultados arroja el buscador. En la mayor parte de los casos, la página devuelve resultados jerarquizados empezando por los más relevantes, pero no discrimina entre lo que hace «quedar bien» a una persona o no.

Puede pasar que el primer artículo que ofrezca el sitio sea perjudicial para la reputación de ese usuario. Por eso, algunas empresas se dedican a «esfumar» este tipo de ítems, para que no aparezcan entre los primeros (porque, se supone, poca gente llega a revisar la página cinco de los resultados de la búsqueda).

Vamos a los costos: por 15 dólares al mes, la compañía estadounidense Reputation Defender alerta a sus clientes sobre cualquier información nueva que se publique sobre ellos en la web. Si se publica algo que pueda perjudicar al usuario, la compañía intentará eliminarlo y si lo logra son 29 dólares.

Nada mal, por ver desaparecer las fotos comprometedoras de la juerga del sábado.

Fuente: Minuto.uno

Updated: 3 julio, 2015 — 11:23 pm