INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

Comunicación e Iglesia

La Comunicación de la Iglesia, ante un momento histórico

Si
Juan Pablo II fue conocido durante su pontificado con los
sobrenombres de ?El Papa Mediático o Viajero?, su sucesor
Benedicto XVI parece que no seguirá sus pasos. La probable
salida de Joaquín Navarro ? Vals al frente de la oficina de
prensa de El Vaticano abre la puerta a un cambio de política
en materia de comunicación dentro de la Santa Sede, con lo que
el aperturismo de Wojtyla quedaría en agua de borrajas.

Lo
cierto es que la más que presumible marcha de Navarro Valls
– lo dejó entreveer el mes pasado durante el acto en el
que el Club de la Comunicación le homenajeó por
su trayectoria profesional- una vez cumplida la etapa de transición
entre la muerte de Juan Pablo II y el nombramiento de
Ratzinger puede provocar un giro de 180º en la
comunicación de la Santa Sede.

De
hecho, durante estos primeros nueve meses de Pontificado, el
alemán ha hecho gala de su talante serio y conservador: no en
vano, las estadísticas demuestran que en este periodo sólo
ha realizado una visita apostólica, la que le llevó a
Colonia (Alemania) durante el mes de agosto, mientras que
durante el mismo periodo el fallecido Wojtyla visitó
Turquía, Estados Unidos, Irlanda, Polonia, República
Dominicana, México y Bahamas,
sin contar las incursiones
realizadas dentro de la Península Itálica.

Así
mismo, la transparencia informativa mostrada durante la convalecencia
y muerte de Juan Pablo II ? criticada por unos, alabada por
otros- ha dejado paso a una política de comunicación
más comedida, en la que las apariciones públicas del
nuevo Pontífice se han reducido de manera drástica,
quedando relegados al ángelus dominical u otras audiencias
personales.

A
pesar de los intentos por humanizar la figura del Pontífice,
como el que pudimos presenciar hace apenas una semana cuando se
colocó un tricornio, la sombra del Papa polaco
es alargada, por lo que al departamento de comunicación
vaticano se le plantean dos grandes retos: superar la marcha de
Navarro Valls ? se quedó por expreso deseo de
Ratzinger, al ?no poder decir no a un papa?- y humanizar
la figura de Ratzinger.