INGRESA A TU CUENTA
Membresía

Conozca las condiciones para convertirte en miembro de la red.

Objetivos

Infórmese sobre nuestra misión y los propósitos de la red.

Miembros

Ellos ya se unieron a la red y están disfrutando de sus beneficios.

Comunicación No Verbal

Comunicación no verbal



Clasificación de
Gestos


 

Clasificación de los
gestos que se realizan con las manos al hablar.


 

Todos los gestos realizados con la mano son movimientos de
la mano, pero no todos los movimientos de la mano son gestos. Los gestos realizados
con la mano podríamos clasificarlos en (1):

 

     

  • Adaptadores
  •  

  • Gestos simbólicos
  •  

  • Gestos de
    conversación (movimientos motores y movimientos léxicos)



Por Antonio Ezequiel Di Génova*

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

1.- Los Adaptadores (a los que Paul Ekman (2) denomina manipuladores) suponen la manipulación de la persona o de algún objeto (por ejemplo, ropa, lápices, gafas), del tipo de arañar, frotar, tocar, etc. Ellos no son percibidos como comunicación, ni se perciben de manera significativa en relación con el discurso que acompañan, a pesar de que puedan servir de base para las inferencias de disposición (por ejemplo, que el orador está nervioso, incómodo , aburrido, etc) Se ha sugerido que los adaptadores pueden revelar los pensamientos o sentimientos inconscientes o los pensamientos y sentimientos que el orador está tratando conscientemente de ocultar, pero poca investigación sistemática se ha dirigido a esta cuestión.

2.- Los gestos simbólicos (denominados emblemas por Paul Ekman) son signos gestuales convencionales de la mano con un significado específico. A diferencia de los adaptadores, los gestos simbólicos se utilizan intencionalmente y cumplen una función comunicativa clara. Cada cultura tiene un conjunto de gestos simbólicos familiar para la mayoría de sus miembros adultos, y gestos muy similares pueden tener diferentes significados en diferentes culturas. A pesar de que los gestos simbólicos a menudo se utilizan en ausencia del mensaje verbal, de vez en cuando le acompañan, ya sea haciéndose eco de una palabra o una frase o sustituyendo algo que no se dijo.

3.- Gestos de Conversación.

Desde una óptica léxica, los movimientos vistos anteriormente se sitúan en los dos extremos, los que no significan nada y los que sustituyen el mensaje verbal. Sobre estos hay poca polémica. Sin embargo, hay desacuerdo acerca de los movimientos que ocupan la parte central de la continuidad de lexicalización, los movimientos que no son como la palabra ni son tan carentes de sentido como los adaptadores. Nos referimos a este conjunto heterogéneo de movimientos de las manos como gestos de conversación (denominados ilustradores por Paul Ekman). En primer lugar, a diferencia de los gestos simbólicos, los gestos de conversación no se producen en ausencia de expresión, y en las conversaciones se realizan únicamente por la persona que está hablando. En segundo lugar, estos gestos están temporalmente coordinados con el habla. Y en tercer lugar, a diferencia de los adaptadores, por lo menos algunos gestos de conversación están relacionados con el contenido semántico de la palabra que acompañan.

Nos parece útil distinguir entre dos tipos principales que difieren en su forma y, creemos, también en su función.

3.1 Movimientos motores. Un tipo de gesto de conversación consiste en movimientos repetitivos y rítmicos, que no tienen ninguna relación obvia con el contenido semántico del discurso de acompañamiento. Por lo general la forma de la mano se mantiene fija durante el gesto que puede repetirse varias veces. Los movimientos motores se producen en coordinación con la prosodia del habla y la cadencia de las sílabas tónicas, aunque la sincronía está lejos de ser perfecta.

3.2. Movimientos léxicos. La otra categoría principal de los gestos de conversación consiste en movimientos de la mano, que varían considerablemente en longitud, son repetitivos, complejos y cambiantes en su forma, y parecen estar relacionados con el contenido semántico de la palabra que acompañan.

(1)  Basado en artículo de Robert M. Krauss profesor de la Universidad de Columbia

(2) Paul Ekman (1934) psicólogo pionero en el estudio de las emociones y sus relaciones con la expresión facial. Ekman asume una perspectiva evolutiva, en el sentido de que el desarrollo de los rasgos y estados del ser humano, en el tiempo, es el fundamento de sus investigaciones.

Contrario a las creencias de algunos antropólogos culturales, como Margaret Mead, Ekman encontró que las expresiones faciales de las emociones no son determinadas culturalmente, sino que son más bien universales y tienen, por consiguiente, un origen biológico, tal como planteaba la hipótesis de Charles Darwin.

Ekman describió “microexpresiones” faciales que, según demostró, pueden utilizarse para detectar las mentiras con cierto grado de confiabilidad. También desarrolló el Sistema de Codificación Facial de Acciones (en inglés “Facial Action Coding System” FACS) para clasificar todas las expresiones del rostro humano que sea posible imaginar.

Gestos y emociones

Qué movimientos generan emociones positivas en los interlocutores y cuáles generan emociones negativas (3):

En primer lugar deberemos saber que las emociones positivas son más fácilmente reconocibles cuando nos referimos a la expresión facial, pero en el caso de movimientos corporales, son las emociones negativas las que se reconocen mucho más fácilmente por nuestros observadores. Por ello, debemos tener en cuenta que, por ejemplo, un cliente percibirá de manera mucho más clara nuestra expresión corporal de emociones negativas que la expresión de emociones positivas. Si se desea desprender un ambiente positivo y cordial con el cliente, deberá uno esmerarme en transmitir esas emociones positivas y saber que las negativas se percibirán rápidamente.

El segundo factor a tener en cuenta es la percepción que nuestro interlocutor tiene sobre nuestra activación. Si se desea transmitir una emoción de enfado, de gran alegría, de excitación o de poder (en sentido de dominancia) se deberá realizar movimientos cortos, de breve duración y muy veloces. Si se desea transmitir tristeza, los movimientos deben caracterizarse por la lentitud.

El tercer factor será la expansión o comprensión del cuerpo. Las emociones de ira, dominio y alegría se caracterizan por movimientos expansivos, es decir, intentamos que nuestro cuerpo ocupe más volumen, sacamos pecho y separamos los brazos del cuerpo. En el caso de alegría u orgullo esto irá unido a mantener la cabeza erguida. En caso de tristeza o miedo, nuestra postura reflejará un cuerpo ciertamente comprimido y cerrado sobre él mismo.

En cualquier caso, lo realmente importante es tomar consciencia de nuestros movimientos y observar analíticamente los nuestros y los de nuestros interlocutores.

Estereotipos no verbales

Es evidente que la imagen que tenemos de las personas que nos rodean es una de las claves principales que nos hacen encasillarlas, es decir que nos hacen incluirlas en determinados estereotipos. Un reciente estudio (4) analiza determinadas creencias sobre la expresión no verbal de lo que se denomina el ?poder social?.

El poder está definido dentro de una doble dimensión; por un lado, una característica propia de la persona, es decir, de su personalidad; y por otro lado, un rol social, es decir, el papel que desempeña dentro de una organización.

En función de esta doble dimensión se establecerían las personas con un nivel alto de poder social (personalidad y rol) frente a las personas con un bajo poder social.

Establecidos estos dos grupos se evidenció que existen comportamientos diferenciados entre ambos a nivel no verbal. En general las personas con un alto poder social se perciben como personas que no prestan atención a su equipo y se consideran en el derecho de invadir el espacio de los demás.

Las personas con un alto nivel de poder miran a su interlocutor a los ojos mientras hablan, pero no lo hacen mientras escuchan. Las personas consideradas con un alto poder se enojarán mucho más que las personas con un bajo poder. Por el contrario los segundos serán más tendentes al miedo y a la tristeza.

En cuanto a la postura corporal, se percibe como personas con un alto nivel de poder a aquellas con una postura erguida del cuerpo y ligeramente inclinada hacia adelante. Existe la creencia de que una persona con un alto nivel de poder se expresará más libremente, y por tanto, su expresión corporal será más acentuada que en el resto de la población.

En cuanto a la forma de expresarse verbalmente, las personas con un mayor nivel de poder interrumpirán más las conversaciones y hablarán con mayor confianza. Cabe destacar que el estudio arroja que los comportamientos en función del género no difieren, es decir, que el estereotipo de persona socialmente poderosa es el mismo tanto para mujeres como para hombres.

(3) Basado en el artículo ?Methodology for Assessing Bodily Expression of Emotion?, de M. Melissa Gross, Elizabeth A. Crane y Barbara L. Fredrickson.

(4) Basado en investigación de Dana R. Carney y Judith A. Hall de las universidades de Harvard y Boston respectivamente.


Gestos que influyen en el cuerpo y en la mente

Lo más habitual es estudiar el lenguaje no verbal como expresión de las emociones, pero no debe olvidarse que también funciona en sentido contrario. Las emociones generan la expresión, pero la expresión también genera la emoción. Aconsejar a una persona deprimida que realice ejercicios forzados de erguir el cuerpo, pasear con la cabeza levantada y sonreír (aunque no lo sienta) va a ser de gran ayuda para ella, generará emociones positivas que le ayudarán a superarla. Igualmente la persona que acuda a una entrevista de trabajo y sienta esa lógica y humana ansiedad ante la situación, podrá realizar un ejercicio similar que le aportará seguridad y le tranquilizará.

Aumento de poder y disminución del estrés

Gestos de poder: Breves señales no verbales que afectan a los niveles neuroendocrinos y a la tolerancia al riesgo (5).

Los pavos reales, orgullosos, muestran las plumas de su cola en búsqueda de pareja. El gato eriza el pelaje de su lomo al percibir un intruso de su tamaño. El chimpancé, afirmando su rango jerárquico, aguanta la respiración hasta que se abulta el pecho. El ejecutivo en la sala de juntas, pone los pies sobre la mesa, los dedos entrelazados detrás de su cuello, los codos apuntando hacia afuera. Los humanos y otros animales señalan su poder y dominación a través de señales  no verbales de carácter expansivo, y estas actitudes, se refieren al poder profundamente relacionado con la selección natural, nos referimos al ?macho alfa? Charles Darwin (1809-1882).

¿Pero es tan solo una escenificación del poder? ¿Qué sucede cuando se realizan expresiones de poder? ¿Puede sentirse más poderosa una persona realizando estos gestos? ¿Los sistemas mentales y fisiológicos preparan a las personas para ser más poderosas? ¿Pueden nuestros gestos influir en nuestro cuerpo y nuestra mente?

El objetivo de esta investigación fue comprobar si los gestos de poder en realidad producen poder. Para realizar esta prueba, se fijaron en los efectos que generan los gestos de poder o seguridad y los de bajo poder sobre algunos indicadores fundamentales: los sentimientos de seguridad en uno mismo, la elevación de la testosterona (hormonas del dominio), disminución de la hormona del estrés (cortisol), y aumento de la tolerancia al riesgo.

Los resultados muestran que los gestos de poder o seguridad (en contraposición a los que reflejan poca seguridad) provocan cambios fisiológicos, psicológicos y de comportamiento, demostrándose la hipótesis planteada.

Estos hallazgos contribuyen en la comprensión actual del conocimiento corporal de dos maneras importantes. En primer lugar, sugieren que los efectos de realización de determinados gestos, más allá de la emoción y la cognición, influyen en la fisiología y la elección de la conducta posterior. Por ejemplo, asintiendo con la cabeza se genera un efecto que hace que sea más fácil persuadir  otra persona y sonriendo nuestro buen humor aumenta.

Sugerimos que estos comportamientos simples, una inclinación de la cabeza o una sonrisa, también pueden causar cambios fisiológicos que activan cambios psicológicos y de comportamiento.

En segundo lugar, estos resultados sugieren que cualquier constructo psicológico, como la seguridad o la autoestima, puede incorporar elementos relativos a señales no verbales.

Estos resultados también ofrecen un avance metodológico en la investigación sobre la seguridad. Muchos de los efectos expresados de poder están limitados por la necesidad metodológica de manipular ?la seguridad? en un ambiente de laboratorio (por ejemplo, asignaciones de roles complejos).

La investigación sugiere que la hipótesis comprobada puede extenderse a un gran número de gestos cotidianos adicionales a los utilizados en este experimento, aunque esto deba ser objeto de estudios posteriores.

Un simple cambio de postura física de la persona prepara sus sistemas mentales y fisiológicos para soportar situaciones difíciles y estresantes, y tal vez para mejorar realmente la confianza y el rendimiento en situaciones como entrevistas de trabajo, hablar en público, en desacuerdos con el jefe, o asumir riesgos potencialmente rentables. Estos hallazgos sugieren que, en algunas situaciones que requieren energía, la gente tiene la capacidad de ?fingir? los gestos para contribuir a generar esos cambios internos y de conducta.

Por otro lado, a lo largo del tiempo, estos pequeños cambios posturales con los resultados que ellos conllevan mejorarían la salud general de la persona y su bienestar. Este beneficio potencial es particularmente importante en personas que están o se sienten impotentes debido a la falta de recursos, que están en los puestos de trabajo más bajos en el organigrama de una organización, o que pertenecen se sienten inseguros de sí mismos.

(5) Basado en artículo de Dana R. Carney, Amy J.C. Cuddy, and Andy J. Yap ? Columbia University and Harvard University

Definición de proxémica o proxemia

Se conoce como proxémica la parte de la semiótica (ciencia que estudia el sistema de signos empleado en la comunicación) dedicada al estudio de la organización del espacio en la comunicación lingüística; más concretamente, la proxémica estudia las relaciones -de proximidad, de alejamiento, etc.- entre las personas y los objetos durante la interacción, las posturas adoptadas y la existencia o ausencia de contacto físico. Asimismo, pretende estudiar el significado que se desprende de dichos comportamientos.

La competencia proxémica permite a las personas crear un marco de interacción acorde con unas coordenadas espaciotemporales que expresan determinados significados y que, en ocasiones, obedecen a un complejo sistema de restricciones sociales que pueden observarse en relación con el sexo, la edad y la procedencia social y cultural de las personas. A veces, la distribución del espacio está establecida de antemano, por ejemplo, en la sala de un juicio o en una ceremonia religiosa.

El origen de la proxémica está relacionado con los estudios que los etólogos habían realizado acerca de la importancia de la distribución espacial en las interacciones entre animales.

Edward T. Hall (6), aplicó un modelo que etólogos habían diseñado para el mundo animal al estudio de la comunicación en las sociedades humanas. Hall identificó varios tipos de espacio, entre ellos el denominado espacio personal o informal. Este espacio no es otro que el creado por los participantes de una interacción y que varía en función del tipo de encuentro, la relación entre los interlocutores, sus personalidades y otros factores. Diseña un modelo en el que clasifica el espacio personal en cuatro subcategorías:

Espacio íntimo, que va desde el contacto físico hasta aproximadamente 45 cm. Esta distancia podría subdividirse en dos intervalos distintos: entre 0 y 15 cm, distancia que presupone el contacto físico y que tendría lugar en situaciones comunicativas de máxima intimidad (por ejemplo, durante el mantenimiento de relaciones afectivas); y entre 15 y 45 cm, que se corresponde con una distancia menos íntima pero inserta en un marco de privacidad.

Espacio casual-personal, que se extiende desde 45 cm a 120 cm. Es la distancia habitual en las relaciones interpersonales y permite el contacto físico con la otra persona.

Espacio social-consultivo, que abarca desde los 120 cm hasta los 364 cm y aparece en situaciones donde se intercambian cuestiones no personales.

Espacio público, que va desde esta última hasta el límite de lo visible o lo audible. A esta distancia los participantes tienen que amplificar recursos como la voz para posibilitar la comunicación. Por ejemplo, durante una conferencia.

El propio E. T. Hall señala que este modelo está basado en sus observaciones de una muestra particular de adultos y por tanto, no es generalizable a todas las sociedades.

 

Es evidente que existen normas diferentes en cada cultura para el lugar y la distancia que se deben mantener en determinadas situaciones y que transmiten información sobre la relación social entre los participantes. Existe una distancia adecuada para cada situación de acuerdo a unas reglas establecidas por la comunidad que los participantes conocen, o deben aprender, para moverse con éxito en las relaciones interpersonales y evitar conflictos o interpretaciones erróneas.

Es, por tanto, necesario que los aprendientes reconozcan y utilicen los diferentes códigos proxémicos utilizados en la cultura de la lengua que aprenden para evitar conflictos durante los intercambios comunicativos.

Puede resultar interesante presentar visualmente modelos de comportamiento proxémico en diversos grupos sociales y durante diferentes situaciones comunicativas en sociedades donde se habla español.

Proxémica: clave de la supervivencia

El mayor exponente sobre este tema es el autor Edward T. Hall. En el origen de su teoría plantea su constructo a partir de la observación del uso del espacio en animales, basándose en las aportaciones de Heini Hediger (1908-1992). De esta manera establece que existen una serie de ?distancias? que, de una manera u otra, emplean la mayoría de los animales:

  • Las usadas cuando un animal se encuentra con otro animal de diferente especie:



    Distancia crítica. Es aquella distancia, que al ser superada por un miembro de otra especie el animal, marca el momento en el cual comenzaría a huir, salvo que encuentre un obstáculo infranqueable, ante lo cual atacará. Muchos animales salvajes en libertad no son peligrosos pero al ser enjaulados se convierten en un gran peligro para otras especies ya que al entrar en su zona crítica no tienen vía de escape. Esta distancia de huida parece tener relación con el tamaño del animal. Cuanto mayor es, mayor es esta distancia. Las especies más pequeñas dejan que otros individuos de especies diferentes se acerquen más antes de salir huyendo.

    Distancia de vuelo. Sería la aplicada para huida en especies voladoras.

 

  • Las usadas cuando se encuentran con otro animal de su misma especie.



    Distancia personal. Distancia normal de relación de dos animales ?de no contacto? de la misma especie entre los que no existe un contacto íntimo.



    Distancia social. Aparece en especies ?de contacto? que tienen la necesidad de mantenerse unidos como grupo. La distancia social sería aquella hasta la que puede retirarse un individuo de la especie sin perder el contacto con el grupo. Más que una medida física es una medida psicológica que depende de la situación.



    Un ejemplo claro que menciona Hall en su libro es el del domador de leones. Cuando el domador entra en la distancia crítica del león y éste se ve acorralado en la jaula sin poder huir, procederá a acercase lentamente al domador. En ese momento el domador sitúa una silla entre si y el animal. El avance del león hacia el domador será imparable y en su acercamiento subirá a la silla. En ese momento se puede observar cómo el domador retrocede rápidamente saliendo de la distancia crítica de la fiera, ante lo cual el león cesará su avance y quedará subido a la silla.



Según Hall, la extinción de las especies tiene mucho más que ver con el espacio que con cualquier otra causa.

Basado en el concepto de ?densidad crítica? como el nivel de densidad de población a partir de la cual se desencadena un mecanismo mediante el cual la propia especie comienza a eliminar a sus congéneres, Hall plantea ejemplos con diferentes especies como el cangrejo o los ciervos en las cuales al aumentar la población llega un momento en el cual la falta de espacio hace que ellos mismo se supriman, bien devorándose, bien mediante mecanismos de difícil explicación como dejar de reproducirse hasta reducir el nivel de densidad de la especie.

Lo verdaderamente interesante a la vez que preocupante es la aplicación de estas teorías al ser humano.

(6) En 1966, este antropólogo, publica un excepcional libro llamado ?La dimensión Oculta?, en el cual acuña el término proxémica refiriéndose a él como ?las observaciones y teorías interrelacionadas del empleo que el hombre hace del espacio, que es una elaboración especializada de la cultura?.

Microexpresiones

Las microexpresiones en el rostro son expresiones faciales desarrolladas en un breve espacio de tiempo que en la mayoría de las veces no llega al cuarto de segundo, sin embargo, son expresiones completas.

El campo de las micorexpresiones es de tremenda utilidad en ámbitos empresariales, al observar si la expresión verbal y no verbal de proveedores o clientes internos y externos son congruentes.

Es evidente la utilidad para detectar pistas o detalles que puedan conducirnos a la conclusión de que una persona está simulando, engañando o no está diciendo toda la verdad.

El análisis de diferentes parámetros de las expresiones falsas puede ayudarnos a detectar el engaño:

  • Asimetría. Se puede observar el movimiento de los mismos músculos en ambos lados de la cara pero con distinta intensidad, dando lugar a una más o menos pronunciada asimetría. Existen estudios que asocian la asimetría con la delación y la simetría con las emociones auténticas, aunque una vez más no es un indicador definitorio. En el caso de la sonrisa, la asimetría será un indicador de sonrisa falsa.



  • Tiempo de ejecución. Incluiría el tiempo que tarda en aparecer, el tiempo que se mantiene y el tiempo que tarda en desaparecer. Las expresiones auténticas suelen durar menos de cinco segundos y en ningún caso más de diez segundos. Las expresiones más largas suelen ser emblemas o emociones fingidas.



  • Sincronización. La expresión facial de las emociones coincidirá en el tiempo con la expresión corporal y variación en la voz asociadas con dichas emociones. Si la expresión facial aparece con posterioridad al resto de expresiones, será un indicador facial de la mentira.



  • Morfología. La existencia de determinados movimientos faciales nos indicará la presencia de una expresión genuina.



  • Velocidad de inicio. La velocidad de inicio de una expresión falsa será más abrupta y más explosiva que de una expresión sincera.



  • Movimientos superpuestos. Si la expresión es espontánea, surgirán diversos movimientos faciales superpuestos.



  • Trayectoria. La expresión desarrolla su trayectoria completa sin interrupciones o sin expresiones de contención si ésta es sincera.



En definitiva, las personas viven, recuerdan y aprenden a través de las emociones. Cualquier organización formada por personas estará entonces compuesta por emociones. Emoción y empresa han ido siempre unidas de la mano y en tanto en cuanto las personas continúen siendo el alma de las empresas seguirá siendo así.

Emociones

Las emociones cumplen tres importantes funciones: adaptativa, motivacional y social.

Respecto de la función adaptativa de las emociones podemos decir que la emoción prepara el organismo para que ejecute una conducta exigida por las condiciones ambientales, que movilice la energía necesaria y dirija la conducta a un objetivo determinado.

En cuanto a la función motivacional, ésta se verá cubierta por la provocación por parte de la emoción de conductas motivadas,  dirigidas a una determinada meta con una determinada intensidad. La conducta motivada produce una reacción emocional y a la inversa, la emoción puede favorecer la aparición de una conducta motivada.

Por último, la función social se cumple desde el momento en que la expresión de las emociones permite al resto de personas de nuestro entorno predecir nuestro comportamiento y a nosotros el de los demás, y en consecuencia actuar de determinada manera.

La expresión de las emociones, en cumplimiento de su función social, asume un importante papel en el proceso comunicativo, y por tanto, de tremenda importancia en la gestión de equipos. Permite percibir las emociones y sentimientos propios y de los interlocutores.

Lenguaje no verbal y liderazgo

Independientemente de las aptitudes y actitudes que pueda tener un gran líder, es evidente que el liderazgo es algo que está en la mente de los demás. Todos los grandes líderes lo son o han sido porque el resto de la humanidad les hemos otorgado ese galardón. Hay una serie de elementos que nos hacen decir ?esta persona es un líder? y la gran mayoría de estos son elementos que se perciben a través de la vista. La clave estará en lo que digan y hagan, pero siempre canalizado a través del ?cómo lo digan y cómo lo hagan?, es decir, a través de las señales no verbales.

Cuando una persona es un líder, su comportamiento es diferente al de los demás. Algo se ve o se siente en él que es diferente. Pero este hecho no es único en el hombre, algunas especies de peces cambian de color una vez que se conviertan en los líderes del grupo y en el mono, el macho dominante tiene una mayor formación de nuevas células cerebrales.

Signos no verbales que denotan el liderazgo.

Preparación de una reunión

Uno de los elementos imprescindibles a la hora de preparar un reunión es evidentemente la definición clara del objetivo que pretendemos conseguir. Es algo obvio que en muchos casos deberíamos recordar. ¿Qué quiero conseguir?

Ahora bien, la diferencia entre un líder y alguien que no lo es la utilización de las emociones. Las emociones se transmiten como la pólvora. Cuando alguien tensa una negociación, la respuesta por la otra parte suele ser también tensa. Cuando ofrecemos un trato cordial, solemos encontrarnos con el mismo trato por parte de la otra persona. Por tanto, el ejercicio que todo líder realiza, en muchos casos sin darse cuenta, es utilizar las emociones para conseguir el objetivo.

A partir de ahora ya sabe que a la pregunta ¿qué quiero conseguir? debe unirle ¿qué emociones me van a ayudar a conseguirlo?

El uso y la expresión de las emociones es algo con lo que el ser humano nace. Viene de serie. Sin embargo muy pocos de nosotros sabemos interpretar esa expresión de manera consciente. Interpretar el lenguaje no verbal consistirá en educar a nuestra mente para decodificar estos mensajes y utilizarlos como herramienta del liderazgo.

Una vez establecido el objetivo y las emociones a utilizar, el siguiente paso es saber cómo expresarlas.


La postura del líder

El líder camina como si fuese a dirigirse al podio a recibir su premio. Grandes, rápidos y firmes pasos hacia el éxito. Evita desplazar el cuerpo hacia los lados al andar, da pasos firmes.

El líder mantiene una postura erguida, ampliando su cuerpo. En cualquier especie animal cuando el macho quiere demostrar su liderazgo separa los brazos del cuerpo, saca pecho, se posiciona erguido, mostrando su cuerpo, diciendo ?aquí estoy? ?no tengo miedo?. Esta es la misma postura del líder humano.

Mantener el cuerpo abierto, muestre las palmas de la mano, no cierre los puños. Además de demostrar tranquilidad inequívoca, el líder transmitirá sinceridad, ?no hay nada que ocultar?.

Los grandes líderes salen de detrás del atril, son cercanos, muestran su cuerpo, transmiten sinceridad y honestidad.

Contacto visual

Los ojos son la ventana del alma, y no hay mayor poder de liderazgo que mostrar su más profunda y verdadera esencia de sí mismo.

Mirar a los ojos de tu interlocutor incrementa notablemente la escucha activa por su parte, te prestarán más atención.

En un auditorio el líder se dirige a todas las zonas. Evidentemente no podrá mirar a todos sus interlocutores uno por uno, pero mirando a todas las zonas del auditorio, las personas allí sentadas percibirán que el líder les mira personalmente a cada uno de ellos.

Señales de acuerdo

El líder es transparente, y así lo hace saber. Cuando está de acuerdo con una idea lo transmitirá a través de gestos de acuerdo.

Si está en una conversación con pocas personas asentirá con la cabeza.

Utilizar las manos. Si alguien del público realiza un comentario con el que se está de acuerdo, es bueno demostrarlo con un breve aplauso, con un signo de ?OK?, con el pulgar hacia arriba o de cualquier otro modo que premie su participación.

El poder del silencio

Un líder no se precipita. Un líder reflexiona. El líder sabe hablar en la medida justa, ni poco ni mucho y en el momento clave maneja el silencio como un arma poderosa. Mientras hablamos bombardeamos a nuestros interlocutores con nuestras palabras. Cuando el líder calla ofrece tiempo para pensar sobre sus últimas palabras. Refuerza su último mensaje.

El gesto de la torre

El líder reflexiona, y esto también se muestra en sus manos. Un gesto muy común entre los grandes líderes será el gesto de ?la torre?. Se realiza uniendo las puntas de los dedos de una mano con los de la otra, situándolos hacia arriba.

Significa escucha activa mientras está tomando una postura crítica. Está prestando atención y analizando cuidadosamente la información.

No se deberán cerrar el espacio interdigital ya que esto mostraría una falta de confianza en la exactitud de la respuesta.


Estrechar la mano.

El líder ofrece la mano con firmeza, pero no aprieta. El líder ofrece una presión

El líder da la  mano de manera vertical ya que no desea estar ni por encima ni por debajo de ti. No es sumiso ni autoritario. Con un par de meneos es suficiente.

* Antonio Di Génova. (adigenova@redrrpp.com.ar)

Editor del Portal de RR.PP. www.redrrpp.com.ar

Director General de e-PR Consultores

www.e-publicrelations.com.ar



Autor del libro

Manual de Relaciones Públicas e Institucionales.
  



Autor del libro Organización Integral de Eventos Empresariales,

Académicos y Sociales.

 

Métodos, técnicas y tácticas para el diseño, planificación, dirección y
ejecución profesional de Eventos.

Editorial Académica Española

Está
disponible para la venta en todo el mundo

en la librería online deMoreBooks.

Autor del libro  Ceremonial Empresarial. El Ceremonial de RR.PP., Editorial Ugerman, 2010.  Blog del libro:

http://libroceremonialempresarial.blogspot.com

Principales contenidos del libro:Ceremonial  Estratégico ® y Empresarial.El Ceremonial de Relaciones Públicas.Plan de RR.PP. “Indoor/Place” ®.Organización Integral de Eventos.Redacción Corporativa.Ceremonial aplicable en una negociación.Ceremonial en las Relaciones Humanas. Urbanidad. Cortesía.





Disponible en las principales librerías del país.

Menu